Noticias

Prosperidad sorprendente de los residentes de coworking (p.2)

Seguimos con los descubrimientos de los científicos de Michigan, que hemos empezado a analizar en la primera parte de Prosperidad sorprendente de los residentes de coworking

2. Los residentes de coworking controlan su trabajo con mas facilidad.

Los que tienen su oficina en un coworking, están totalmente libres en el momento de elegir su horario laboral, también porque la mayoría de estos espacios compartidos están abiertos 24 horas y 7 días a la semana. Además, los socios pueden elegir el lugar exacto para cada uno: ¿te gustaría trabajar en la tranquilidad, porque así te concentras mejor? - pues, ¡ningún problema! Alquila un despacho individual y nadie te va a molestar. O, al revés, ¿tu mente se estimula con la colaboración y la comunicación con otras personas? entonces, ponte a trabajar en uno de los espacios abiertos y ¡ya está!

Los coworkeres saben apreciar su libertad laboral, pero también necesitan algo de disciplina, porque sin ella baja mucho la productividad y así se puede hundir cualquier proyecto. Lo que ayuda de verdad a los residentes a concentrarse en sus proyectos y no perder la eficacia es el ambiente activo y creativo de un coworking, el apoyo de otros socios y la colaboración con diferentes profesionales con distintas ideas y experiencias.

3. Coworking es una oportunidad de ser algo mas que tú mismo, ser una parte de comunidad.

El sentido de comunidad es una de las principales razones por las que muchos de los profesionales, freelanceres y autónomos prefieren trabajar en un coworking, en lugar de trabajar en casa o en una oficina tradicional. Cada coworking tiene un ambiente único, su propia atmósfera, y los gerentes de estos espacios hacen todo lo posible para satisfacer de la mejor manera todas las necesidades de sus clientes.

Anthony Marinos, uno de los gerentes clave de la red de coworking´s "Grind", ubicados en Nueva York y Chicago, dice que para ellos los clientes siempre ocupan el primer puesto: todos los administradores y empleados conocen a todos los socios por sus nombres y actividades y les ayudan a comunicarse entre ellos.

Por supuesto, nadie en un coworking puede estar obligado a dichas “socialización y comunicación”. Cada persona elige cuándo y cómo comunicarse con sus colegas: en el momento de descanso, tomando un café, o después de trabajo, o, incluso, no relacionarse con nadie y poder trabajar solo, en la tranquilidad y silencio de su despacho.

Aunque estas investigaciones descubren que unos coworkeres tienen mucho menos sentido de colectividad que otros, todos ellos se sienten como una parte de la comunidad, a lo mejor, es porque en el coworking siempre existe la posibilidad de colaboración con otros profesionales en el momento oportuno.

¿Qué pueden aprender los jefes de grandes compañías de las oficinas compartidas para aumentar la productividad y la prosperidad de sus empleados?

Ahora muchas corporaciones grandes ofrecen a sus empleados la posibilidad de trabajar en los espacios de coworking en vez de trabajar en una oficina “normal”. Michael Kenny, uno de directores de «Co-merge» (San Diego, EE.UU.) dice que últimamente ha aumentado notablemente el número de sus empleados que usan con frecuencia los espacios compartidos para trabajar: los grupos de proyectos prefieren las salas de reuniones; a los profesionales del mundo creativo les encanta tener un horario flexible y la posibilidad de tener a su alcance espacios de trabajo adecuados para distintos proyectos.

Un consejo a los jefes de las oficinas tradicionales: dejad a vuestros empleados un poco mas de libertad en sus proyectos y relaciones laborales, un espacio apropiado para trabajar y, seguro, que pronto vais a tener un equipo productivo y creativo de profesionales y una verdadera incubadora de nuevos talentos!

Fuente: https://hbr.org/2015/05/why-people-thrive-in-coworking-spaces

Más noticias