Noticias

Cómo ser un coworker perfecto y aprovechar a tope el co-working

Dice todo el mundo que trabajar en un coworking incentiva el espíritu de colaboración y forma un ambiente creativo, ayuda a ser mas eficiente y facilita en establecimiento de las relaciones profesionales… Todo esto es la pura verdad, pero para aprovechar a tope las ventajas de trabajar en un coworking hay que ser un “coworker perfecto”. A aquellas personas que por su naturaleza son abiertas, sociables y saben trabajar en equipo, ser un buen coworker les resulta fácil. Pero no somos todos iguales: hay mucha gente a quien cuesta exponer sus trabajos o relacionarse con los compañeros de la oficina compartida; hay otros que no saben parar de hablar y molestan (a lo mejor, sin querer) a sus colegas a concentrarse en las tareas… Pues, estos socios deben hacer bastantes esfuerzos para obtener el máximo beneficio del coworking y sentirse bien, trabajando en un espacio compartido.

Aquí os dejamos unos consejos de los coworkeres experimentados.

Si eres introvertido…

Eres un poco cerrado y tienes dificultades para manifestar tus sentimientos y pensamientos, pero (por alguna razón) tienes que trabajar en coworking - ¡no pasa nada! En la mayoría de las oficinas compartidas hay diferentes espacios para trabajar en tranquilidad o descansar en solitario, sin tener que hablar con nadie. Además, en el precio de alquiler normalmente están incluidos diferentes servicios adicionales, como el uso de las salas de reuniones y conferencias, de espacios comunes y para el descanso – y hay que aprovecharlos, no solo para trabajar, sino también para relajarte y desconectarte un poco en el momento oportuno.

Para aquellos socios que cansan rápido de la rutina o simplemente no están interesados en relacionarse cada día con la misma gente, existen los puestos de trabajo flexibles, lo que significa tener derecho de cambiar tu mesa a diario y encontrar para cada jornada laboral un rincón diferente. Nuestro consejo en estos casos es no olvidar de lo que la comunicación es también una cosa muy necesaria, sobre todo para poder aprovechar todas las ventajas de trabajar en un coworking a 100%.

Para los extravertidos…

Si eres una persona abierta y positiva, no tendrás muchas problemas para integrarte en cualquier comunidad,¡al menos si no es una comunidad de sociópatas y misántropos! La única cosa que podemos decir a los extravertidos es que la primera ley para tener una buena relación con los demás empieza por el respeto al trabajo y al espacio personal de los demás: no hables con un volumen demasiado alto cuando estás al teléfono, no seas molesto a las personas de tu entorno y, como regla general, trata de escuchar más de lo que hablas.

Para todos aquellos que quieren ser un ejemplo de coworker y aprovechar a tope las ventajas de trabajar en un espacio compartido, nuestros siguientes recomendaciones:

1. No tengas miedo de presentarte a tus nuevos colegas y contarles de tus proyectos. Uno de los fines mas importantes de los coworking´s es facilitar el networking y generar un clima de confianza para poder trabajar en equipo, intercambiar ideas o buscar socios. Trata de tener buenas relaciones con los administradores de tu espacio: ellos conocen a todos los miembros y siempre están dispuestos de ayudar a los novatos y presentar les a los socios apropiados.

2. Cada espacio de coworking tiene sus propias normas de convivencia, pero de todas formas lo mas importante es ser respetuoso a los demás. Si todos siguen esta regla fundamental, entonces en el coworking se crea un ambiente agradable y creativo, en fin ¡ todo el mundo está contento y trabaja con la mayor eficiencia!

3. De vez en cuando asiste a algún evento que organizan en tu coworking. Siempre es divertido, útil para establecer nuevas relaciones y te ayudará a sentirte parte de la comunidad.

4. Echa una mano a tus compañeros siempre cuando puedas. Seguro de que te devolverán el favor. Mantén una actitud abierta, sé atento con los demás y verás, como muy pronto te convertirás en el colaborador en proyectos de otros socios o encontrarás un inversor (o socio) para el tuyo.

Si cumples estas simples reglas, no solo serás un “coworker perfecto”, sino podrás aprovechar a tope el coworking.

Más noticias